Les dejo la lista de lo que considero se debe utilizar durante la lactancia, las que definitivamente no sirve para nada y si no tienen mucho presupuesto cómo ajustarlo.

Siempre les recuerdo a las madres que deben ser lo más primitivas posibles, hace 100 años o antes las madres que amamantaban con éxito no tenían a la mano ni la dona, ni la sillita mecedora de lactancia, tampoco lanolina o algunas cosas que ahora tenemos.

La silla mecedora de lactancia: No es algo indispensable, siempre procuramos la comodidad de la madre pero puede ser en una silla cómoda sin invertir en una que sea muy cara.

La dona: Aunque es muy popular, tampoco es indispensable su uso. Incluso algunas podrían estropear un buen posicionamiento del bebé. Recomendamos su uso luego de que se coloca al bebé correctamente para que la madre apoye sus brazos. De acuerdo a nuestra experiencia hay madres que lo han utilizado mucho y otras que no le encontraron mayor utilidad. Su compra no es obligatoria, si quieres ahorrar puedes utilizar almohadas para buscar tu comodidad mientras das el pecho.

Lanolina o cremas para lactancia: No la compres,  no hay ningún aval científico que funcionan, más bien si hay grietas podrían estropear el proceso de sanación.

Comprar lanolina es como adelantarnos a que la mamá sufrirá de grietas.

Lo ideal es conocer cómo debe ser un buen agarre y una buena posición y evitar a toda costa el uso de biberón en los primeros días para evitar complicaciones dolorosas. Si en dado caso existieran heridas su utilización está contraindicada. A no ser que la quieras utilizar como crema para los codos, esta compra es innecesaria.

Pads de lactancia: Pueden ser útiles pero a partir del cuarto o quinto día donde haya  “bajado la leche”. Hay muchas mamás que los colocan en la maleta del hospital, pero les aseguro que ninguna los ha usado. Los primeros tres días producimos calostro, una súper leche que sale en proporciones adecuadas para el recién nacido y la cantidad no da para que nos goteen los pechos. Si quieren ahorrar puedes utilizar los de tela de algodón o pedazos de pañal de tela, para algunas madres resulta más cómodo usar este tipo de protectores.

Sacaleche: Es una herramienta súper útil para aquellas madres que regresarán al trabajo o que por alguna circunstancia médica han alejado a sus hijos en la sala de intensivo o en incubadora y necesitan extraerse el calostro o la leche.

Pero si tienes a tu bebé contigo y estas en los primeros días de lactancia utilizarlo sería un error, recuerda que la succión más efectiva es la de tu bebé, lo ideal es que él se alimente de tu pecho directamente.

Muchas madres lo utilizan para medir cuántas onzas están produciendo y los resultados son realmente inesperados porque la leche materna no se puede medir menos por medio de un extractor.

Pezoneras: Te van a decir que son útiles por si “no te hiciste el pezón” pero si no tienes el acompañamiento de un experto en lactancia ni gastes en ellas.  Deben ser utilizadas con mucha cautela y en situaciones muy específicas.

Cobertor de lactancia: Lo ideal es que puedas amamantar en público sin ninguna pena, con la certeza que estás dando alimento y amor a tu bebé. También es una forma de ir educando a la sociedad que muchas veces margina la lactancia en público. Pero si lo deseas puedes utilizarla, es una manera muy digna para dar el pecho si te da pena, jamás te escondas o evites salir por no querer dar de mamar en público.

Infusiones para producir más leche: No las necesitas, incluso su uso sin acompañamiento de un experto puede producir el efecto rebote: menos leche de la que necesite tu bebé o sobre producir y causar problemas a tu lactancia. Los galactagosos (Ixbut, alucema, etc) se utilizan en casos muy específicos  como cuando hay separación del bebé y la madre por un largo período de tiempo.  Lo único que hará que tengas le leche suficiente es el estímulo por medio de la succión del bebé.

Si te das cuenta dar de mamar no cuesta  dinero.  Lo puedes hacer sin tener un gran presupuesto. Lo que necesitas es estar muy bien informada.

Busca el apoyo de movimientos pro lactancia materna, asiste a un grupo de apoyo, busca una asesora para que pueda apoyarte antes y durante el nacimiento de tu bebé. Nada de lo que compres asegurará el éxito de tu lactancia, las madres con pocos recursos económicos logran amamantar y no necesitan de toda esta lista que acabamos de describir para lograrlo.

Mamá y periodista. Asesora de Lactancia Materna (Edulacta) en El Rincón de Lactancia y Guía Montessori.