Un balde de agua fría, el sentimiento de haber perdido el suelo, el aire no me oxigena y siento que no respiro. Percibo mis poros cerrándose, la presión en la cabeza es terrible, me duele la garganta por las ganas que tengo de gritar y no logro emitir ningún sonido, escucho como que estuviera bajo el agua. Veo un túnel oscuro frente a mis ojos, siento que floto y que no puedo con esto. Siento que mi vida nunca volverá a ser la misma.

Y en efecto, nunca volvió a ser la misma. Desde el día del diagnóstico entendimos muchas cosas y logramos trazar un camino con sentido. Logramos encontrar la ayuda necesaria y lo que se veía como una cuesta arriba interminable, se ha convertido en una vereda hermosa en la que mi pequeño se va abriendo camino al andar.

El temor a lo desconocido es completamente normal y no tengo las palabras para explicar todos y cada uno de los sentimientos que he conocido gracias a mi maravilloso pequeño. Su perspectiva del mundo y de las cosas es impresionante. He llegado a sentirme afortunada por todo lo que he aprendido de él, por todo lo que hemos aprendido juntos.

diagnóstico

Ahora veo hacia atrás y me admiro de todo lo que hemos avanzado, con mucho esfuerzo y dedicación. Con la paciencia que no sabía que tenía, la determinación que solo la paternidad puede otorgar, el temple que me ha tocado aprender a tener y la fe que nunca me ha faltado, ni en los momentos mas difíciles y osuros.

En abril se conmemora la concienciación sobre el autismo. Pero, cualquier momento es bueno para conocer la condición e informarnos cómo abordar a alguien que la tiene. Les aseguro que se van a sorprender de sus capacidades. Ellos merecen un espacio, merecen oportunidad y el beneficio es en ambas vías.

El diagnóstico no fue el fin, ha sido el inicio. Nos convirtió en otras personas, en mejores personas.

Soy Pahola, mujer, esposa, mamá de dos; uno de ellos con Trastorno del Espectro Autista (TEA). Eso me convierte en embajadora de nuestro planeta en la mente de mi pequeño, quien es amante de la música y la lectura. Una de mis maneras de demostrar amor es a través de la cocina y me encanta aprender de todo.