Pensaba una tarde: no es lo mismo enseñar cómo se hace que dejar hacer.
No es lo mismo que lo hagan bien frente a uno que cuando están solos.
Entonces… ¿cómo vivir en paz soltando las riendas?
¡No lo sé!

Mi hijo mayor sacó  la licencia hace algunos meses y no hay nada más parecido a la sensación de pánico que ir de copiloto mientras el adolescente  intenta atravesar una calle manejando el carro familiar.

No es lo mismo que mire cómo se hace a que lo haga él mismo, y no es lo mismo que maneje conmigo de copiloto a que lo haga solo.

Mi hijo menor hoy se ofreció a ir a pagar el parqueo en un centro comercial y sentí que no podía respirar bien mientras él iba y venía… estuve tranquila hasta que lo vi de regreso en el carro y cada segundo que se escapó de mi vista, me pareció una eternidad. No es lo mismo que vaya conmigo a que vaya él solo y yo lo pierda de vista.

Pero es una autonomía que se debe dar y que es buena tanto para él como para la Mamá Imperfecta.

Hoy mi suegra se quedó con el carro tirado sin batería y nos llamó para que llegáramos a rescatarla… Ver a mis dos GenZ intentar pasar corriente de un carro al otro fue superior a mí. Me  ganó el impulso de mamá controladora cuando vi cómo intentaban colocar un lado del cable en la batería de uno de los carros mientras los otros dos extremos yacían recostados en el piso uno sobre el otro.

Me dio tanto estrés que en ese momento paré toda intención de dos caballeros de rescatar a su abuela después de ver un tutorial de cómo se pasa corriente de un carro a otro y opté porque llegara el señor del seguro con una batería portátil y pasara la carga con sobrada experiencia.

Fue un momento después de ver al señor del seguro hacerlo, que mis hijos me dijeron con cara de adolescentes peleoneros: ¡así decía el tutorial!, ¡lo hubiéramos hecho nosotros!  Entonces me puse a reflexionar en cómo les quitamos la iniciativa de ser autónomos por no dejarlos hacer las cosas por ellos mismos aunque las hagan mal alguna vez.

Aunque no es real que los vaya  a dejar electrocutarse para que aprendan de la experiencia. Lo cierto es que  mis hijos han visto a su papá hacer de mecánico miles de veces pero nunca lo han hecho ellos solos.

Hace unos días que hablaba con una persona que sabe mucho de adolescentes, me comentaba: A los adolescentes hay que darles libertad de decidir.  Deben probar ellos mismos de lo que son capaces o no de hacer. Y eso solo se logra tomándonos el riesgo de que algunas veces lo hagan mal.

Hoy pensaba en eso y me pregunto: ¿será que me falta confianza en ellos?, ¿debo dejarlos experimentar? Y solo de pensar que van a aprender algo a costillas de mi carro pienso… ¡por supuesto que NO!

Lo siento si van a creer que yo los apacho,  traumo o cualquier otra cosa… un genZ no puede pretender bajar un tutorial y experimentar con mi carro por muy adolescente que sea  o por mucho que  esté en busca de su autonomía.

El propósito será practicar con su papá cómo se hacen esas cosas para ponerlas en práctica en casos de emergencia.

Mujer, esposa, madre de cuatro niños, hija, amiga, hermana, tía. Imperfecta, alegre, enamorada.